Qué ver en Ciutadella: 15 lugares imprescindibles

Qué ver en Ciutadella

Como iremos viendo son muchos los atractivos y cosas qué ver en Ciutadella. A parte de su casco histórico, podrás encontrar numerosos lugares de interés en el municipio.

Ciutadella, sin ser la capital actual de Menorca, es la ciudad más poblada de la isla con casi 30.000 habitantes.Sede del obispado de Menorca y famosa por su patrimonio medieval fue capital desde la Edad Media hasta 1714.

Después del Tratado de Utrech, los ingleses se hicieron con Menorca y cambiaron la capital a Mahón.

Debido a su posición, la ciudad ha sido objetivo de piratas e invasiones de numerosos pueblos a lo largo de los últimos dos mil años. También es cierto que al estar ubicada en un estrecho golfo, ha podido ser muy bien defendida.

Además del puerto de la ciudad, Ciutadella también posee otro más grande, donde recalan grandes cruceros que navegan por el Mediterráneo occidental. 

Lugares qué ver en Ciutadella

A continuación te pasamos a detallar algunos de los lugares más interesantes qué ver en Ciutadella.

1. El casco antiguo y la Calle de Ses Voltes

Lugares qué ver en Ciutadella

El casco medieval es de las cosas que no puedes dejar de ver en Ciutadella.

Perderte entre sus calles estrecha y disfrutar de un gran número de atractivos, es un plan imprescindible en tu visita por Ciudadela.

Si esta zona tiene un corazón, esa es la Calle de Ses Voltes o de «la Arcada», como también la llaman porque desde su inicio en la catedral hasta la Plaça Nova, está porticada.

Aunque es muy estrecha, al ser totalmente peatonal cabe bastante gente y está llena de comercios. Un lugar ideal para hacer algunas compras.

Tanto esta calle como el ayuntamiento y algunas más al sur forman parte del Conjunto Histórico catalogado Bien de Interés Cultural por conservar calles y monumentos de la época musulmana y el medievo cristiano. 

En cuanto a sus límites, al oeste es el puerto natural donde destaca el ayuntamiento y los restos de la muralla, y al sur y al este la gran Avenida de Capitán Negrete que, en su camino al norte, se convierte en la de la Constitució.

Además del patrimonio, tampoco te pierdas la gastronomía de la zona y visita algunos de los coquetos restaurantes que hay en esta vía, como Ses Voltes Espai Gastronómic.

Y si deambulas por los alrededores, encontrarás más restaurantes y, sobre todo, tiendas en otras calles como del Roser, des Seminari o Nostra Senyora dels Dolors.

2. Molí des Comte

No muy lejos de Carrer Ses Voltes se encuentra este asador que, además, es patrimonio arquitectónico por contar con un gran molino de harina que se puede ver desde toda la ciudad. 

Ubicado en la Avinguda de la Constitució (cerca de la Plaça Nova), este gran restaurante se ha construido en un gran granero de principios del siglo XIX (1812) y aledaño al molino.

Además de los amplios y bonitos salones con columnas y paredes de piedra dorada, Molí des Comte mantiene algunas herramientas y maquinaria típicas de un molino real. De hecho, antes de ser restaurante, este espacio fue centro de arte y museo.

Es cierto que los precios del restaurante son algo caros, pero también hay un gastrobar para tapear y así poder acceder al recinto y disfrutar de las instalaciones, junto con la comida, el gran atractivo de este recinto. Sin duda, Molí des Comte es una de las cosas que ver en Ciutadella.

3. La Catedral de Menorca

La Catedral de Santa María, un imprescindible para ver en Ciutadella.

Volvemos Ses Voltes en dirección oeste para llegar al templo más grande de la isla: la Catedral de Santa María, otro de los imperdibles que ver en Ciutadella.

Terminada de construir en 1362 y en estilo gótico, ha sufrido durante estos años algunas modificaciones, como la construcción de la fachada en neoclásico en 1813.

Su ubicación en la parte más alta de la ciudad, la convierte en un edificio visible desde cualquier lugar de la Ciutadella. Además de ser catedral, también es basílica y cuenta en su interior con ocho capillas

La más interesante es la gótica De las Ánimas, con trescientos años de antigüedad. Tampoco te pierdas el órgano de la catedral, construido en 1797 por Casas i Soler y que hoy sigue funcionando.

4. La plaza del Borne

La plaza del Borne en Ciutadella

Justo frente al ayuntamiento y todavía dentro del casco antiguo, es una de las plazas más grandes de la Ciudatella y muy transitada tanto por vehículos como por coches. Rodeada además de otras cosas que ver en Ciutadella como el Palacio Torresaura o el Teatro Des Born.

Una vez en ella te encontrarás con una plaza abierta al puerto, muy señorial y con una zona central peatonalizada y donde destaca en su centro el Obelisco des Born, levantado en el siglo XIX pero que honra a los caídos y la liberación de la isla de manos otomanas en el siglo XVI.

La plaza cuenta con dos jardines y dos fuentes en su interior, hay baños públicos y bancos, por lo que puede ser un lugar ideal para descansar del paseo.

5. El Ayuntamiento

El Ayuntamiento:uno de los edificios más bonitos que ver en Ciudatella

Es uno de los edificios más bonitos que ver en Ciudatella. Aunque ya ha sufrido numerosas modificaciones, todavía conserva parte del alcázar musulmán que fue, por lo que hablamos de un edificio de más de mil años. 

Además, las rehabilitaciones que se han realizado, como la de su fachada principal en los albores del siglo XX, han mantenido el estilo árabe y medieval que se puede apreciar en las ventanas y también en los pórticos a imitación de Ses Voltes. El aspecto actual se completó en 1925.

También es importante que sepas que se puede visitar el interior. De él, destacar su patio y la Sala de Reuniones o Salón Gótico. Y fuera del ayuntamiento, de hecho, en la parte que da al puerto, se encuentran los bastiones de sa Font y Gobernador, los últimos restos de la muralla medieval.

6. La plaza de la Esplanada

Otro lugar que ver en Ciutadella es esta gran plaza, justo al sur del ayuntamiento. A diferencia de la des Born, Sexplaxada, como se denomina en menorquín, está totalmente asfaltada y arbolada. Puede considerase el gran parque de la zona urbana.

¿Qué te encontrarás en la Esplanada? En primer lugar: mucha gente. Por su ubicación, es una zona bastante transitada por locales y turistas. Además, posee bancos, zona para soltar a los perros y en el lado este la calle está peatonalizada y hay numerosos bares con terrazas.

Si quieres tomarte algo tranquilamente en alguna de estas terrazas, este es un buen lugar para hacerlo. Y si quieres hacer algunas compras, la zona es también bastante comercial.

7. El puerto

Qué ver en Ciutadella: su pequeño puerto natural

Las grandes embarcaciones atracan en el Puerto de Son Blanc, mientras que en el puerto de la Ciutadella atracan solo embarcaciones pequeñas, aunque algunas pueden trasladar carga y pasajeros.

Como Mahón, el puerto de Ciutadella es natural aunque más pequeño. En sus zonas más anchas puede tener cien metros mientras que toda la lengua de agua desde la entrada en Cava des Frares cuenta con algo más de un kilómetro.

Las zonas de atraque (127) comienzan casi al inicio del puerto, aunque la mayor densidad se produce ya en los últimos 300 metros, especialmente en el lado norte. 

A nivel turístico, la orilla sur es más interesante, gracias a la buena oferta gastronómica al sur del ayuntamiento. 

Si continúas hacia el final del puerto, los restaurantes se suceden en la orilla este para, finalmente, llegar a la zona de discotecas de la ciudad

Podrás alargar la noche en Es Pla Bar, Babilonia Shishas, Iguanaport o Jazzbah. Además, hay un parking bastante grande justo al inicio del puerto.

El puerto de la Ciutadella también es un lugar ideal para alquilar embarcaciones o reservar un pequeño crucero por Menorca o, incluso, alcanzar las otras islas del archipiélago. La mayoría de las compañías donde alquilar embarcaciones están en la orilla norte, en Passeig des Moll.

8. Mercat des Peix

Otro lugar que ver en Ciutadella (también propiedad del ayuntamiento) es este mercado ubicado en la Plaça de la Llibertat 1, y en medio de la zona más comercial de la ciudad.

El mercado se divide en dos edificios: uno cuadricular con coloridos azulejos en las paredes y que ocupa gran parte de la plaza mencionada, y justo enfrente una hilera de puestos y negocios con numerosas pescaderías donde comprar todo tipo de productos frescos. 

Además, tanto en la plaza como frente a ella, encontrarás restaurantes y bares de tapas con muy buenos productos, especialmente pescados, claro. 

Algunos de estos establecimientos, en época veraniega, tienen grandes colas y es necesario reservar. No obstante, hay bastantes establecimientos en los alrededores, por lo que, después de hacer las compras, te puedes alejar un poco para tomarte algo con tranquilidad.

9. El Castillo de San Nicolás

El Castillo de San Nicolás, Ciutadella

Justo a la entrada del puerto se encuentra esta torre militar construida en el siglo XVII -con renovaciones posteriores- y que también mantiene su foso y un pequeño puente levadizo.

Época muy agitada en el Mediterráneo occidental, alrededor del año 1680 el gobierno español decidió su construcción para proteger la entrada al puerto de la Ciutadella

Cuando los británicos se hicieron con la isla y dada la utilidad de esta torre, reformaron el interior habilitando dormitorios y un almacén para armas y municiones, y así poder dar cobijo una guardia permanente.

Aunque no es concretamente un castillo, la última reforma de 1990 añadió una torre de más de 20 metros de altura que le da ese aspecto de fortaleza. Además, desde ese año, el interior de la torre es ya diáfano, conservando sólo una gran columna de la construcción inicial.

Desde el punto de vista turístico, además de descubrir cómo era una torre de vigilancia en el convulso siglo XVII, su ubicación en el Paseo Marítimo la convierte en destino ideal para ver las puestas de sol o tener bonitas vistas del Mar Mediterráneo. En días claros, se puede ver la isla de Mallorca.

10. El Museo Municipal de Ciutadella

Los siguientes lugares que ver en Ciutadella te darán una idea del gran patrimonio histórico de la ciudad.

Como aperitivo, te recomendamos visitar el Museo Municipal, en pleno casco antiguo y rodeado de otros lugares de interés cultural como el Museu Diocesa o la Sala Municipal de Exposiciones del Roser.

En cuanto al museo, posee una completa colección arqueológica que incluye restos de las Cuevas des Mussol y de Càrritx, además de objetos de otros yacimientos repartidos por la isla y de distintas épocas, comenzando con la talayótica: hace 4.000 años.

El museo ha tenido varias sedes, y la última es una magnifica casa nobiliaria con más de 300 años de antigüedad. Ya el edificio en sí es un atractivo digno de visitar.

Dentro del museo, la primera planta es la que contiene más hallazgos arqueológicos, desde la mencionada época tayalótica hasta restos musulmanes.

De hecho, parte de los mismos se han encontrado en el propio edificio. Además, se están ampliando salas para organizar exposiciones en otras zonas.

Pero lo más interesante de este lugar es que si quieres conocer la cultura talayótica, este es uno de los lugares de mayor interés.

11. La Naveta des Tudons

La Naveta des Tudons

Aunque no está en la propia ciudad, es una de las cosas que ver en Ciutadella, especialmente por su interés arqueológico. Pero antes de hablar de este yacimiento, unas líneas sobre la cultura talayótica.

Se sabe que la isla ya estaba ocupada en el Neolítico, aunque es en la Edad de Bronce (hace 4.000 años) cuando emerge la cultura talayótica. De ahí el nombre basado en el término talayot, que en catalán significa «pequeña atalaya», referencia a la forma de la construcción. 

Esta cultura perduró en la isla hasta la ocupación romana, allá por el final del siglo II a.C., cuando Roma venció a Cartago.

Pues bien, en la isla de Menorca (también en Mallorca y en Malta) encontrarás yacimientos en torno a estos talayots, y uno de los más importantes de la isla es La Naveta des Tudons

En este caso, hablamos de una nave de piedra que se utilizó como cementerio. De hecho, en su interior, hay una fosa común con más de cien cuerpos y que se utilizó entre el 1.400 a.C. y 1.100 a.C.

Puedes llegar al lugar de manera sencilla accediendo por la carretera Me-1, que conecta  Ciutadella y Mahón. 

Además, en el camino te encontrarás con otros dos nuevos lugares de interés: el Poblado Talayótico de Montefi y Lithica. De este último lugar te hablamos a continuación.

12. El Pont d’en Gil

Otro lugar que ver en Ciutadella, en este caso al oeste, en la zona turística de Cales Piques, es este puente natural en un pequeño cabo. La pasarela se ha creado porque debajo hay un gran agujero por el que caben embarcaciones de varios metros de ancho. 

Además, en la parte inferior hay una cueva de varios cientos de metros de profundidad muy visitada por buceadores.

Gracias a que el Camí de Cavalls pasa por la zona, se puede llegar al Pont d’en Gil andando o en bicicleta; aunque la experiencia que más se disfruta es hacerlo en barco y pasar por debajo de sus arcos.

13. Canteras de S´Hostal

Qué visitar en Ciutadella: Canteras de s´hostal

El nombre de Líthica se debe a que, una vez estas canteras dejaron de explotarse en 1994, un asociación con ese nombre pasó a hacerse cargo de su mantenimiento, convirtiendo este espacio en un atractivo turístico más.

No se sabe con exactitud cuanto se empezó a extraer piedra de este yacimiento, pero sí que al menos en los últimos doscientos años ha estado activo. Además, ha sido proveedor para gran parte de la isla.

En cuanto a la posibilidad de visitar las canteras de s’hostal, es posible acceder en los horarios prefijados a los dos espacios. 

Por un lado, las canteras antiguas, donde hay un pequeño parque botánico y un laberinto. Por otro lado, las canteras las modernas, de gran profundidad y donde se realizan conciertos en verano gracias a la buena acústica de sus sólidas paredes.

14. Poblado talayótico de Torretrencada

Volvemos de nuevo a los yacimientos arqueológicos destacando otro de los más importantes: Torretrencada, al este de Naveta des Tudons, a unos cien metros al sur de la carretera Me-1.

Algo más reciente que Tudons, este yacimiento estuvo activo entre los años 1.000 y 700 a.C., aunque parece que siguió teniendo actividad en momentos precisos después de esa época, al menos hasta el siglo I d.C.

El poblado talayótico de Torretrencada se encuentra rodeado de árboles y prados. El lugar es bastante agradable para pasear. Además, se conserva parte de la antigua muralla y un talayot en la parte más elevada de la zona.

15. La Necrópolis de Cala Morell

Terminamos esta guía sobre qué ver en Ciutadella recomendándote visitar la Necrópolis de Cala Morell, precisamente en la urbanización turística al norte de Ciutadella.

A diferencia de otros restos talayóticos, esta necropólis está excavada en el acantilado de un barranco y está compuesta por 14 cuevas de diverso tamaño para un uso funerario.

Los estudios realizados nos dicen que estas excavaciones se produjeron en dos fases: la primera en la Edad de Bronce, hace unos 3.000 años, y la otra ya a final del periodo talayótico, durante la ocupación romana. 

En cualquier caso, te sorprenderá la finura del trabajo considerando la época: las cuevas cuentan con ventanas y puertas y hasta claraboyas en las partes altas.


Puede que te interese


Foto: Shutterstock

Deja un comentario